Homenaje a José Luis Cuerda: hay Cuerda para rato…

¡Hay «Cuerda» para rato!

Hoy se ha ido un grande, tan grande que a golpe de carcajadas se desdibujan sus contornos para convertirlo, por los siglos de los siglos, en un Ser enorme.

No hay palabras para definir a José Luis Cuerda. Solo puedo decir que su contribución al mundo del humor ha sido de tal calibre que, aunque él haya decidido dejarnos a dos velas, hay cuerda para rato…

Amable, afable, Inteligente, Surrealista, Manchego: gracias mil, José Luis Cuerda…

Personalmente no quiero repetir tantas y tantas cosas que se han dicho ya porque como repita lo de contingente y necesario, es capaz de aparecerse por el lado contrario al que siempre sale el sol para llamarnos cansinos…

Sin embargo, sí quiero darle las gracias porque no sabe cuánto me ayudó a la hora de escribir mi ensayo, aún inédito, titulado «El misterioso caso del humor manchego». Y os lo voy a contar…

El misterioso caso del humor manchego

¿Cómo convencer al gran público de que el humor manchego, aunque se produzca en una región tan particular como La Mancha, es del todo universal? Yo estoy más que convencida, pero soy manchega y no tiene mucho mérito mi convencimiento…

Este fue el dilema que se me planteó cuando comencé a escribir este ensayo, aun inédito. Y lo que Cuerda no ha llegado a saber es que, gracias a él y desde la primera página, pude justificar esta universalidad, gracias a «Amanece que no es poco»: la película más surrealista de todos los tiempos…

De hecho, las primeras páginas de «El misterioso caso del humor manchego», son así:

Título de la foto: QUIJOTE LUCHANDO CONTRA EL GIGANTE DE LAS GRANDES PETROLERAS

Supongo que me respetarás, ¿eh, Teodoro?

-¿Qué guarrada está usted pensando, padre?

-Déjate, déjate, que un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama, ¿eh?

 Amanece que no es poco

Más de treinta años han pasado de esta frase apoteósica de la película “Amanece que no es poco”, que sigue en la memoria colectiva. La creación del manchego José Luis Cuerda fue y sigue siendo calificada por la crítica, de manera unánime, como universal, intemporal, además de “la película más surrealista de todos los tiempos”.

Sin embargo y pese a precedentes como este, más allá de una “retranca socarrona” o del estereotipo del paleto exacerbado o del inculto labrador, poco se ha analizado qué tiene o en qué consiste el humor manchego o una risoterapia que nace de un lugar del que bien merece acordarse.

Pero acordarse de un lugar, no guarda relación con el hecho de que el humor manchego pudiera resultar regionalista o localista, y sí, sorprendentemente, ser un fenómeno tan universal como el dúo Quijote-Sancho, los sonetos de Quevedo, las películas de Almodóvar o el club de «Amanecistas», fans de «Amanece que no es poco» y del maravilloso surrealismo de José Luis Cuerda.

Algo pasa en La Mancha

Créame: algo pasa en La Mancha… Algo pasa, al menos, en lo que al sentido del humor se refiere. De hecho, no deja de resultar significativo que además de cineastas como Cuerda o Almodóvar, ambos manchegos y surrealistas a su manera, gran cantidad de humoristas de este país también han sido o son manchegos. Solo como ejemplo: José Luis Coll, José Mota, que también fue la mitad del conocido dúo “Cruz y raya”, Mari Carmen y sus muñecos, Millán Salcedo (Martes y Trece), «La hora chanante», “Muchachada Nui” y, entre otros muchos, Pablo Chapella, Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla y Julián López.

Ante hechos así de incuestionables ha llegado el momento de analizar en profundidad “El misterioso caso del humor manchego”, quizás aprovechando el incentivo que supone la nueva película “Tiempo después”, también de José Luis Cuerda, con la innegable continuidad del surrealismo eterno de “Amanece que no es poco”.

¿Surrealismo? ¿En La Mancha? ¡Qué va! Jijijijiji

La justificación de este ensayo, titulado «El misterioso caso del humor manchego»es pues, múltiple, ya que en sus líneas se investiga el carácter de los manchegos, para llegar, con un baño continuo de comicidad, a las profundidades y los porqués de un tipo de humor que jamás ha sido analizado, pese a que despierta las carcajadas en personas de los cinco continentes. Y además, desmontando mitos y estereotipos, ya que el manchego no es un humor rural como muchas personas creen.

¡Todo lo contrario! En mi opinión, si hubiera que tener en cuenta un ingrediente esencial del engranaje que genera el humor manchego, sin duda el delirio sería el elemento fuerte e indispensable de esa receta. ¿Por qué? Pues porque La Mancha es un lugar en donde lo normal, es lo no normal.

El delirio manchego que arranca las carcajadas y surge de las mezclas imposibles

Quizás también porque los manchegos somos expertos en mezclas imposibles, ya que, siquiera inconscientemente y haciendo un gran ejercicio de inteligencia emocional, no se nos ha ocurrido otra cosa que puentear los dramas, recurriendo al exceso más barroco que se pueda imaginar –y conste que soy consciente de que esta frase ya es un exceso de por sí-.

Y así: drama, más salto entre los extremos de tierra y aire o tipo Sancho y Quijote, dan como resultado un delirio insoportable que es del todo universal. ¿Qué no? ¿Tiene usted miedo a la muerte? ¡Pues puentee la angustiosa sensación de estar con un pie aquí y otro en el más allá, apurando sus cañas!

¿Todavía no crees en el delirio manchego que surge tras mezclar extremos casi imposibles para puentear un drama? No importa: aquí va otro ejemplo…

Por si alguien lo desconoce, he de decir que también es manchego, concretamente de un pueblo de Ciudad Real llamado Bolaños de Calatrava, el conocido roquero Rosendo Mercado que en sus orígenes formó parte del grupo “Leño”. Y no sé si será simple casualidad o no, pero delirante es, sin lugar a dudas, el concierto que dio el cantante en 2016, a petición de la embajada española en Australia, frente a la tumba de un monje del siglo XIX que también se llamó Rosendo. ¡Y todo grabado con un dron por los monjes de la abadía!

Sí, nuevamente has leído bien: ¿Te imaginas a Rosendo, con su pelo salvaje y largo, en la solemnidad de una abadía australiana, cantando y tocando su rock duro frente a la tumba de un misionero gallego del siglo XIX que también se llamó Rosendo? ¿Entonó “Locos por incordiar”? ¿Hay mayor mezcla imposible y mayor exceso y barroquismo?: Rosendo, rock, abadía, Australia, misionero, tumba, muerte, siglo XIX, más Rosendo, dron… ¿Alguien con gran imaginación, soñando o en plena borrachera hubiera podido idear un delirio semejante?

Tras este ejemplo totalmente real que demuestra que no exagero cuando tacho de barrocos y exagerados a los manchegos, expertos en generar inconscientemente un delirio desternillante con el insoportable barroquismo que surge de las mezclas imposibles y después de analizar nuestro carácter y las razones del delirante y particular tipo de humor que destila La Mancha, “El misterioso caso del humor manchego” finaliza con un largo capítulo, repleto de casos prácticos, en el que se ponen de manifiesto “Veinte tipos de humor manchego y una conclusión inesperada”.

TIPOS DE HUMOR MANCHEGO

No sé por qué pero, aunque existen muchas más, hay cinco realidades que en mayor o menor grado despiertan risa y se me antojan universales. Supongo que guardarán una estrecha relación con la naturaleza y esencia del ser humano porque, desde la China a la Conchinchina, en cualquier país y continente, la mayoría de la gente suele reírse de estos cinco bloques que, brevemente, y aprovechando para homenajear al albaceteño José Luis Cuerda con ejemplos de «Amanece que no es poco», la película más surrealista de todos los tiempos, son los siguientes:

1º) LA TIERRA que nos sostiene con sus variantes y según paisajes o cultivos. Y así, son comunes los chistes sobre la siega, la siembra, la vendimia o el vareo de aceituna, por ejemplo.

Hi, labrador, you know, nosotros somos, eh, jovenes estudiantes de la Universidad de Eaton, ehh, y estamos preparandonos para ser, ehh, futuros líderes, eh… que ejercen el poder omnímodo…eh, usted viejo labrador, sabe si el sacerdote dejará, ohh, que entremos a la celebración de la Santa Misa.

-¡Qué lástima! Yo no puedo contestarles. Yo soy un hombre muy primario. Estoy sujeto terriblemente a las pasiones. No pienso casi. Cualquier cosa que les dijese sería una tontería. Yo lo que más hago es… siempre con putas, eso sí. También bebo una gotica.

Amanece que no es poco

2º) LA MUERTE, que se encuentra en el extremo opuesto y da lugar a una huida total de la tierra, generando no menos chistes que el propio suelo.

-¡Se me está muriendo divinamente, te lo juro! Tenía ganas de que vinieras para poder decírtelo. Puedes estar orgulloso, ¡de verdad! De los años que llevo de médico nunca había visto a nadie morirse tan bien como se está muriendo tu padre. Qué irse, qué apagarse, con qué parsimonia. Estoy disfrutando que no te lo puedes ni imaginar…

-¿Y él sufre?

-A la fuerza, seguro que sí, ¿no ves que se le está yendo la vida?

Amanece que no es poco

3º) EL SEXO.

Supongo que me respetarás, ¿eh, Teodoro?

-¿Qué guarrada está usted pensando, padre?

-Déjate, déjate, que un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama ¿eh?

Amanece que no es poco



La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es don-cipote.jpg

4º) LA ESCATOLOGÍA

-Como tenía la quemazón esa en el culo, me pasé por casa del médico para que me echase un vistazo, pero no estaba.

Estaba con mi padre, que se ha muerto.

Ah, pues eso sería. El caso es que su mujer se empeñó en coserme la culera del pantalón y cuando me vio en pelota…eh, ten en cuenta que como los calzoncillos eran de nylon azul, con el fogonazo, vistos y no vistos. Total, que me excité y con el miedo de arder otra vez, no supe decirle que no y yacimos… Amanece que no es poco

Cuento: el pedo Farton.

5º) EL HUMOR CRUEL que se ríe de las caídas, traspiés, errores cometidos,  defectos del contrario y, simplemente, de las minorías y las diferencias.

Oye: tu hijo es muy negro.

¡Pues si le ves las ingles!

-Tranquilo hijo, tú no eres negro: tú eres minoría étnica.

Sí, minoría étnica, pero negro como un tizón.

Amanece que no es poco

¿EL ACEITE PIERDE HITCHCOCK!

Cinco tipos de humor que son universales y también se dan en el humor manchego, pero con el matiz de que, aunque en un principio pueda parecer que posee carácter regional por su referencia a un territorio que en este caso es La Mancha, afecta a muchas personas por contagio o por expansión y se convierte en universal por el especial ingrediente que es el delirio.

Delirio que, gracias a José Luis Cuerda, ha podido ser conocido por todos.

Examen. Tomad nota de las preguntas.

Las ingles: su importancia geográfica. ¿Son verdad las ingles? Historia de las ingles. Las ingles en la antigüedad. Las ingles de los americanos. ¿Cómo hay que tocar las ingles? El ruido de las ingles. Las ingles más famosas. Las ingles y la literatura. Un kilo de ingles. Las ingles de los niños. Las ingles y la cabeza: relación si la hubiera. Las ingles en Andalucía y el clavel. Teoría general del Estado y las ingles. Las ingles negras. ¿Hay una ingle o hay muchas ingles? Las ingles de los actores. La ingle y Dios. No ha nacido todavía la ingle que me domine. Las ingles descabaladas: su porqué. Las ingles putas. Dibujo a mano de las ingles. ¿Es carne la ingle? El jaque a la ingle. ¿Satisface hoy en día una ingle? ¿Qué ingle? Contestad a las preguntas…

Amanece que no es poco

Delirio que, en parte gracias a él, he podido plasmar en este ensayo sobre «El misterioso caso del humor manchego» que espero pueda ver pronto la luz. Delirio que me ha enseñado este gran maestro del surrealismo, para poder expandir nuestra esencia manchega y quijotesca.

Y no es teoría. Aquí puedes ver mi monólogo sobre: «El humor y surrealismo en La Mancha o el lugar en donde lo normal es lo no normal», en la «Cata del vino nuevo y anochecer poético», organizada por el manchego grupo artístico-literario «El Trascacho».

Brindar por el humor….

Por tanto, una vez más: ¡va por ti, Maestro!

Aunque hayas decidido ir a rodar a otros lugares, estás siempre en mí…

Tu legado es tan enorme que vuelvo al principio:

«Hay Cuerda para rato»

Desde aquí, ¡un abrazo a todos los Amanecistas»

Rosa Peñasco: Maga de palabras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *