Novelas

La sumisa insumisa

De entre todas las que he escrito, sin duda la que me ha dado más premios y proyección nacional e internacional, ha sido la novela erótica «La sumisa insumisa» .

Ya sé que puede resultar presuntuoso, pero cualquier escritor entenderá que me apetezca decir que la escribí y obtuvo el premio de novela «Ciudad de Irún» en 2006. Es decir: ¡muchos años antes del pasteleo de las sombras de un tal Grey!

De hecho, entonces fue una sorpresa tan enorme para los medios que no faltaron noticias de periódico, con interesantes titulares como, solo a título de ejemplo, los siguientes:

Una novela erótica de la manchega Rosa Peñasco, gana el Ciudad de Irún

Me he acercado al mundo del sado, con ojos inocentes y sin prejuicios…

¿A qué negarlo? Fue emocionante acudir a Irún a recoger este premio que solo fue el inicio e indicio de otros premios y alegrías que llegaron un poco más tarde…

Aquí puedes empezar a leer «La sumisa insumisa»

Al poco tiempo de ganar el Premio de Novela «Ciudad de Irún», Suma de Letras hizo una nueva edición de la «Sumisa insumisa» en el año 2008. Primero en España y después en México.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es SUMISA-SUMA.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es SUMISA-MEJICANA.jpg

Sin embargo y por la moda de esas sombras alargadas como las de un ciprés, se hicieron varias ediciones importantes de La sumisa insumisa en los años 2012 y 13 y 14, tanto en papel, en bolsillo y en un ebook que hoy en día permite adquirir la novela en cualquier plataforma y en países de los cinco continentes.

Ángeles en el laberinto

Al margen de premios, proyección y demás, es inevitable que le tenga especial cariño a mi novela policíaca «Ángeles en el laberinto» , editada por Pie de Página en el año 2016.

Entre otras cosas porque está ambientada en Lavapiés y en Valdepeñas, mi querido Macondo manchego, además de que la trama de esta novela negra gira en torno a la corrupción de la justicia y, sobre todo, de la Universidad

De hecho, «Ángeles en el laberinto», fue calificada por los blogueros como una novela policíaca de «Sanchos y Quijotes del siglo XXI».

También como original y quijotesco.

Igual por la prensa: «Los personajes de «Ángeles en el laberinto» son Sanchos y Quijotes del siglo XXI»

Rosa Peñasco firmando «Ángeles en el laberinto», en la Feria del Libro de Madrid, 2016.

En busca de mí por El Camino de Santiago

Esta novela es mi última pasión. Se encuentra recién salida de mi teclado y por lo tanto inédita.

Creo que ha sido inevitable que escribiera una novela sobre un Camino que he pisado cientos de veces, en distintas épocas del año y en casi todas sus variantes. Sin duda, creo que el tema del Camino de Santiago es importante a nivel sociológico y psicológico, siquiera por el hecho de tratarse de una ruta pisada por millones de personas de los cinco continentes.

Sin embargo, como escritor se puede abordar el tema de muchas maneras: «amanece en Roncesvalles…» (¡oh!, no, por favor…), quizás porque también de muchas maneras y con diferentes estímulos puede recorrerse esta ruta singular: deporte, amigos, naturaleza, crisis, arte, escapismo, diversión, cultura y un etcétera tan largo que no cabría en estas líneas.

Personalmente, he optado por una historia que no tiene nada que ver con lo convencional, y sí con grandes pormenores del siglo XXI como el problema de la emigración, mezclados con los pasados y futuros de cuantos aterrizan en un albergue muy especial.

SINOPSIS:

Beth ha huido de su aldea del corazón de Nigeria, horrorizada ante la mutilación que estaba condenada a sufrir como todas las mujeres de su clan. Mucho tiempo después y tras infinidad de penurias, siguiendo unas misteriosas flechas amarillas y caminando, sin saberlo, por el corazón de El Camino de Santiago, Beth llega al albergue “De oca en oca”, en la ciudad troglodita de Atapuerca en la que, siglos atrás, otros también recomenzaron su existencia…

Ana, la hospitalera del albergue “De oca en oca”, viéndose reflejada en los ojos de Beth, la recibe con los brazos abiertos y como una madre a un hijo que vuelve de la guerra, recordando cómo ella también huyó de su mundo hace más de veinticinco años, cuando también la imantó la magia del Camino de Santiago, engulléndola y quedándosela para siempre.

Y Ana, convencida de que existe un paralelismo entre las etapas de la vida personal y las del propio Camino de Santiago, con la llegada de Beth corrobora cómo al igual que las etapas de esta ruta que venera hasta la extenuación, la vida también es como una gran juego de la oca y la sucesión de círculos que forman la sagrada espiral, con el hundimiento emocional en pozos, las cárceles del alma, los enredos de los laberintos mentales, la muerte a lo de antes para desde las cenizas poder renacer siendo nuevos y los saltos, casi cuánticos, o de oca en oca que solo viven quienes, en medio de una gran crisis personal, se atreven a utilizar el último aliento, intentando recomenzar su existencia.

Ana y Beth, entrelazando sus vidas con la de muchas personas que también llegan al albergue “De oca en oca”, tejerán una peregrina red con los pasados, presentes y futuros de sus propios caminos, siempre envueltas en la magia de El Camino de Santiago.

Mujer índigo: despertar de la energía kundalini

No creas que olvido las decenas de novelas que están sin publicar:  «Campus de minas», «Ellas dijeron no», «Siete vidas para un alma», «Diecisiete cartas para Lukas» y «Mujer índigo y despertar Kundalini», nuevamente mística, tremendamente espiritual y por tanto rompedora y si cabe revolucionaria porque creo que no hay mayor revolución, hoy en día, que apostar por la mística…

Rosa Peñasco: Maga de palabras